Rendición o supervivencia: por qué Hamás se niega a deponer las armas

Los líderes occidentales afirman que el desarme pondrá fin al sufrimiento de Gaza, pero la evidencia pasada y presente sugiere lo contrario. Sumérjase en las implicaciones reales de estas demandas controvertidas.

Si se escucha a los funcionarios de los gobiernos occidentales o a los expertos de los medios corporativos, lo único que impide el fin de nueve meses de brutal conflicto en Gaza es la conducta de Hamás. Si el grupo simplemente liberara a los rehenes israelíes restantes y depusiera las armas, finalmente habría paz y prosperidad en el asediado territorio costero. En una reunión de la OTAN celebrada en Bruselas en abril, el secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, expuso sucintamente esta posición:

Lo que ocurrió después del 7 de octubre podría haber terminado inmediatamente si Hamás hubiera dejado de esconderse detrás de los civiles, hubiera liberado a los rehenes y hubiera depuesto las armas, pero Israel no es Hamás. Israel es una democracia; Hamás, una organización terrorista. Las democracias otorgan el mayor valor a la vida humana, a cada vida humana. Como se ha dicho, quien salva una vida, salva al mundo entero”.

Sin embargo, para muchas personas en Palestina y en todo el mundo, la idea de que Hamás deba entregar las armas unilateralmente es evidentemente absurda. Por un lado, los funcionarios del gobierno israelí han enfatizado repetidamente que, incluso en el caso de un alto el fuego y el regreso de los detenidos, la guerra continuará. Además, los datos de las encuestas sugieren que más de la mitad del público israelí apoya la reocupación de la Franja de Gaza después de la guerra, y sólo el nueve por ciento de los judíos israelíes creen que el pueblo de Gaza debería decidir quién los gobierna. La historia también sugiere que esta acción sería suicida. En 1982, el ejército israelí invadió el Líbano y sitió a la Organización de Liberación Palestina (OLP) en Beirut. Después de dos meses, la OLP acordó deponer las armas y huyó a Túnez. Sin grupos armados que los detuvieran, el ejército israelí procedió a llevar a cabo masacres de miles de palestinos indefensos, siendo las más infames las masacres de Sabra y Chatila, que mataron a unas 3.500 personas en sólo dos días. Por lo tanto, los palestinos saben exactamente lo que les espera si deponen las armas. Los funcionarios israelíes también han hecho declaraciones no demasiado crípticas sobre sus intenciones para Palestina. El presidente Herzog, por ejemplo, destacó que “no hay ningún inocente” en Gaza, dando efectivamente a sus tropas luz verde para matar a quienquiera que deseen. Un artículo reciente publicado por The Lancet calcula que alrededor de 186.000 palestinos han sido asesinados desde el 7 de octubre. Ariel Kallner, miembro del partido Likud del primer ministro Benjamín Netanyahu, explicó el objetivo de Israel detrás de la guerra de Gaza. “Ahora mismo, un objetivo: ¡Nakba! Una Nakba que eclipsará la Nakba de 1948”, afirmó. El mismo sentimiento fue transmitido por el Ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, el hombre responsable de traducir la declaración de guerra de Israel en un plan de acción: "Estamos luchando contra los animales humanos y actuaremos en consecuencia", dijo el 9 de octubre. "En consecuencia" significaba que “no habrá electricidad, ni alimentos, ni combustible. Todo está cerrado." "Si Hamas depone sus armas y entrega a los cautivos israelíes, cada pieza de evidencia apunta hacia el caos, la devastación, las masacres, los asentamientos y la ocupación", concluyó Robert Inlakesh de MintPress. Vea el informe completo de Inlakesh exclusivamente en MintPress News. Robert Inlakesh es un analista político, periodista y realizador de documentales que actualmente reside en Londres, Reino Unido. Ha informado y vivido en los territorios palestinos ocupados y presenta el programa 'Palestine Files'. Director de 'El robo del siglo: la catástrofe palestino-israelí de Trump'. Síguelo en Twitter @falasteen47