Contraataque: El abuso histórico de Estados Unidos e Israel a la CPI conduce a la acusación contra Netanyahu

En un sorprendente cambio, el fiscal de la CPI Karim Khan anunció órdenes de arresto para Netanyahu y Gallant, acusándolos de atrocidades en Gaza, mostrando cómo las manipulaciones pasadas de la CPI por parte de Estados Unidos e Israel han regresado para perseguirlos.

El 20 de mayo, el fiscal de la Corte Penal Internacional, Karim Khan, emitió una declaración en la que explicaba por qué buscaba órdenes de arresto internacionales para el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el ministro de Seguridad, Yoav Gallant, por “crímenes contra la humanidad” cometidos en Gaza desde “al menos” el 8 de octubre de 2023. Para cualquiera que haya sido testigo del genocidio de Gaza desde ese fatídico día, la confusión de horrendas acusaciones formuladas contra la pareja no habrá sido una sorpresa:

Hambre de civiles como método de guerra; causando intencionalmente un gran sufrimiento; asesinato intencional; asesinato; dirigir intencionalmente ataques contra una población civil; exterminio; persecucion; actos inhumanos”.

La lista seguía y seguía. Khan declaró que estos “crímenes contra la humanidad” fueron “cometidos como parte de un ataque generalizado y sistemático contra la población civil palestina, de conformidad con la política estatal”. Además, estas atrocidades, en la “evaluación” de los fiscales de la CPI, “continúan hasta el día de hoy”. La declaración de Khan continuó señalando que su oficina había recopilado amplia evidencia, señalando que Israel había “privado intencional y sistemáticamente a la población civil en todas partes de Gaza de objetos indispensables para la supervivencia humana”. Lo sorprendente es que Netanyahu y Gallant fueron acusados en primer lugar. Como lo expuso con sorprendente detalle una investigación de The Guardian del 28 de mayo, desde 2015 Israel ha tratado de sabotear y socavar sistemáticamente las actividades de la CPI para aislarse a sí mismo y a sus jefes militares y políticos del procesamiento. Esto ha incluido amenazas a los fiscales y sus familias, vigilancia e infiltración generalizadas, designación de “terroristas” a organizaciones palestinas por ayudar al tribunal y chantaje directo al personal del Tribunal. “Tengo una pregunta: Por cada fiscal de la CPI que ha hablado, ¿cuántos hay que han guardado silencio? ¿Que aceptó el trato y se doblegó ante las amenazas? pregunta el analista geopolítico Firas Modad. Le dice a MintPress News que la acusación de alguna manera “ayuda políticamente a Netanyahu, permitiéndole presentarse como el único político que resiste la presión externa, mientras sus enemigos, internos y externos, están tratando de imponer una derrota a Israel”:

Sin embargo, el problema al que se enfrenta Netanyahu no es narrativo, sino real. Es decir, el ejército israelí no está a la altura del trabajo y no puede lograr los objetivos que Netanyahu le fijó. Hamás no está ni cerca de ser desmantelado; todavía puede gobernar Gaza el día después de que termine la guerra y todavía se aferra a sus cautivos”.

En una entrevista televisada después de la acusación de Netanyahu, Khan reveló que mientras la CPI preparaba casos contra funcionarios israelíes, numerosas fuentes occidentales -incluidos "líderes electos"- lo amenazaron con poner fin a su búsqueda de forma permanente. Un “alto funcionario” le advirtió abiertamente que la Corte estaba “construida para África y matones como Putin”, no para Occidente y sus aliados. El veterano fiscal respondió que la CPI tiene jurisdicción universal:

Nosotros no lo vemos así. Este Tribunal es el legado de Nuremberg. ¡Esta Corte debería ser el triunfo de la ley sobre el poder y la fuerza bruta!”

El desprecio occidental por la CPI, y por la “justicia internacional” en general, está bien establecido, ya que es descarado y despreciable. Habiendo creado un sistema que, con fines propagandísticos, busca lograr “el triunfo de la ley sobre el poder y la fuerza bruta” explícita y exclusivamente en el Sur Global, al tiempo que protege de la censura al imperio y sus representantes, títeres y mascotas extranjeros, esta misión es ahora volviendo a morder a las mismas personas que lo crearon. Es sólo el último indicio de que hoy vivimos en un mundo muy diferente, y que es una trayectoria irreversible.

'Simplemente condenen a todos'

En muchos sentidos, el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) sentó un claro precedente para el sistema moderno de “justicia internacional”, en el que Estados Unidos y sus vasallos y representantes no sólo son inmunes a ser procesados por cometer graves crímenes de guerra, pero simultáneamente actúa como juez, jurado y verdugo cuando supuestamente lo hacen líderes, gobiernos y ejércitos no aliados. No es coincidencia que la CPI sea el sucesor formal del TPIY. Muchos fiscales de la Corte contemporáneos, incluido Khan , se formaron en la institución. La ONU estableció el Tribunal para procesar a funcionarios políticos y militares en los Balcanes por las atrocidades cometidas durante la tumultuosa desintegración de Yugoslavia. En teoría, los bosnios, los croatas y los serbios eran todos responsables de ser acusados, pero en la práctica, los serbios fueron el objetivo de manera abrumadora y desproporcionada. Mientras tanto, no se enjuició satisfactoriamente ni una sola atrocidad o crimen de guerra cometido contra civiles serbios. Figuras militares y políticas bosnias y croatas no fueron acusadas, absueltas o recibieron sentencias mínimas por crímenes atroces. Algunos argumentan que esta disparidad refleja cómo los serbios fueron los agresores y violadores predominantes en las guerras de los años noventa. Sin embargo, el prejuicio antiserbio y la necesidad de blanquear e ignorar los crímenes de los representantes bosnios y croatas de Washington fueron un componente central y un objetivo del TPIY desde el primer día. Un memorando de la CIA de febrero de 1993 proponía “establecer un tribunal de crímenes de guerra” con el propósito expreso de “publicitar las atrocidades serbias”. Advirtió además contra el “trato uniforme de las transgresiones bosnias”. "Yugoslavia". Opciones de política: probable. Respuestas El TPIY se creó tres meses después y cumplió su misión fundacional durante los siguientes 24 años. Muchos serbios fueron procesados por crímenes graves, incluido el genocidio . Con frecuencia fueron encarcelados durante largos períodos, equivalentes a cadena perpetua. En múltiples casos de alto perfil, estos funcionarios fueron condenados a pesar de una falta total de pruebas de que habían ordenado, aprobado o cometido los delitos de los que se les acusaba. Fueron derribados a través de la muy controvertida doctrina de "empresa criminal conjunta", conocida burlonamente como "simplemente condenar a todos". Por el contrario, muchas figuras militares y políticas bosnias y croatas que fueron acusadas finalmente quedaron libres o recibieron un verdadero tirón de orejas a pesar de la abrumadora evidencia que los implicaba directamente en la planificación y comisión de horrendos crímenes contra la humanidad. Por ejemplo, el comandante militar bosnio Naser Oric se jactó abiertamente ante los medios de comunicación durante la guerra de haber torturado y asesinado brutalmente a soldados y civiles serbios, sin tomar prisioneros. Sus crímenes fueron ampliamente reportados en ese momento y bien documentados. Sin embargo, el Tribunal sólo lo condenó por no impedir el trato inhumano de los prisioneros. Los testigos que declararon sobre sus crímenes en otros juicios separados no fueron llamados durante el suyo y sus pruebas no fueron citadas. Recibió una sentencia de dos años pero fue puesto en libertad inmediatamente por cumplir el tiempo cumplido. De manera similar, nadie ha rendido cuentas por la Operación Tormenta en agosto de 1995, un salvaje ataque respaldado por la OTAN en territorio de mayoría serbia en Croacia, que desplazó a casi toda la población civil. Denominada “la limpieza étnica más eficiente que hemos visto en los Balcanes” por el primer ministro sueco Carl Bildt, cientos de miles de serbios se vieron obligados a huir de las zonas protegidas por la ONU y miles fueron asesinados. Durante semanas después, las fuerzas y la policía croatas saquearon y asesinaron sistemáticamente a lo largo de todo el territorio, ejecutando sumariamente a los serbios (incluidos ancianos y enfermos) que no habían escapado, robando sus propiedades e incendiando aldeas. Luego, el gobierno croata aprobó una legislación que hacía prácticamente imposible el regreso de los desplazados. Los registros desenterrados por el TPIY muestran que el líder croata patrocinado por Occidente, Franjo Tudjman, un descarado negacionista del Holocausto y venerador fascista, planeó explícitamente “infligir tales golpes que los serbios desaparezcan a todos los efectos prácticos”, un indicador inequívoco de intención genocida. Si bien nunca fue procesado, tres generales croatas aterrizaron en el banquillo del Tribunal. Increíblemente, el TPIY dictaminó que la Operación Tormenta no tenía como objetivo desplazar a la población civil serbia, y no sólo no equivalía a una persecución étnica, sino que ni siquiera era un crimen de guerra.

'Herramienta útil'

A la luz de la acusación contra Netanyahu y Gallant, es fundamental tener en cuenta que los etnonacionalistas bosnios y croatas consideran hoy las sentencias del TPIY como prueba incontrovertible de su inocencia y victimismo cuando fueron cobeligerantes en brutales guerras civiles, apoyados por Occidente financiera, política y militarmente. Si los funcionarios israelíes fueran absueltos, los fallos, por supuesto, también serían explotados para justificar el genocidio de Gaza y, sin duda, alentarían a Israel a cometer nuevas atrocidades, incluso mayores. Aún así, el hecho de que Netanyahu y Gallant hayan sido acusados es un boomerang amargamente irónico. Estados Unidos y sus aliados han promovido incansablemente la CPI como piedra angular fundamental del “orden internacional basado en reglas”. Siempre tuvo la intención de ser una construcción propagandística hegemónica para encuadrar a Washington y sus aliados como bastiones, guardianes y defensores irreprochables de los “derechos” a nivel internacional. Mientras tanto, sus “enemigos” podrían ser decisivamente difamados como manifestaciones del mal y la criminalidad con el sello legitimador de la Corte. A principios de mayo, 12 prominentes senadores republicanos -entre ellos los notorios halcones Mitch McConnell, Ted Cruz y Marco Rubio- enviaron una carta enérgica a la CPI, expresando serias preocupaciones sobre futuras acusaciones de funcionarios israelíes por crímenes de guerra cometidos desde el 7 de octubre. 2023. Advirtieron que, en caso de que se emitieran tales órdenes, “interpretaremos esto no sólo como una amenaza a la soberanía de Israel sino también a la soberanía de los Estados Unidos”. La docena sucia agregó:

Estados Unidos no tolerará ataques politizados de la CPI contra nuestros aliados. Apunte a Israel y nosotros le atacaremos a usted. Si sigue adelante con las medidas indicadas en el informe, actuaremos para poner fin a todo apoyo estadounidense a la CPI, sancionar a sus empleados y asociados, y prohibirle a usted y a sus familias la entrada a los EE. UU. Han sido advertidos”.

Estas amenazas son una clara contravención del Estatuto de Roma. Si bien el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, declaró descaradamente que la Casa Blanca está “comprometida” con acciones punitivas contra la CPI por su “decisión profundamente equivocada” de acusar a Netanyahu y Gallant, la Corte no ha dado señales de dar marcha atrás todavía. Además, la reacción estadounidense enfatiza en gran medida la naturaleza fundamentalmente perjudicial y discriminatoria de la justicia internacional liderada por Occidente, intensificando a su vez el clamor global para que la CPI cumpla sus objetivos declarados. Israel parpadea Evidentemente, a las potencias occidentales nunca se les ocurrió que alguna vez podrían ser obligadas a cumplir con los estándares que predican y buscan imponer en el Sur Global o que los métodos, conceptos y estructuras que crearon para justificar su agresión imperialista podrían usarse contra a ellos. A lo largo de las guerras yugoslavas, la OTAN cometió muchos crímenes de guerra con total impunidad, matando a innumerables civiles. El bombardeo de Yugoslavia entre marzo y mayo de 1999 fue en sí mismo completamente ilegal , ya que carecía de la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU. Los estados miembros de la OTAN fueron los principales financiadores y facilitadores del TPIY. Por lo tanto, no había posibilidad de que la alianza fuera responsabilizada por las atrocidades que cometiera contra los serbios. "Es más probable ver el edificio de la ONU desmantelado ladrillo a ladrillo y arrojado al Atlántico que ver a los pilotos de la OTAN comparecer ante un tribunal de la ONU", alardeó el portavoz del Comité de Relaciones Internacionales del Senado de los Estados Unidos en mayo de 1999 . Probablemente nunca se conozca el número total de yugoslavos muertos por los bombardeos de la alianza militar ese año. Archivos desclasificados del Ministerio de Defensa británico indican que funcionarios en Londres y el MI6 identificaron objetivos civiles simbólicos en Belgrado para el bombardeo, plenamente conscientes de que esto provocaría víctimas civiles. No obstante, se consideró que esto “valía la pena el costo”. Nunca ha surgido ninguna prueba irrefutable comparable, en blanco y negro, que vincule al líder yugoslavo Slobodan Milosevic con alguna atrocidad; todo lo contrario . Sin embargo, en mayo de 1999, mientras continuaban los criminales bombardeos de la OTAN, el TPIY lo acusó de crímenes contra la humanidad. Como admitió un abogado del Departamento de Estado en octubre de ese año : “Si bien Estados Unidos y Gran Bretaña inicialmente pensaron que una acusación contra Milosevic podría interferir con las perspectivas de paz, más tarde se convirtió en una herramienta útil en sus esfuerzos por demonizar al líder serbio y mantener el apoyo público. por la campaña de bombardeos de la OTAN contra Serbia”. Esto reflejaba más ampliamente cómo el TPIY era “ampliamente percibido dentro del gobierno como poco más que un dispositivo de relaciones públicas y una herramienta política potencialmente útil”:

Las acusaciones también servirían para aislar diplomáticamente a los líderes infractores, fortalecer la posición de sus rivales internos y fortalecer la voluntad política internacional para emplear sanciones económicas o usar la fuerza”.

El bombardeo de Yugoslavia creó un espantoso precedente internacional, dando origen a la doctrina de lo “ilegal pero legítimo”. Desde entonces, la OTAN la ha utilizado para justificar la destrucción de países problemáticos en todo el mundo, desde Irak hasta Libia. Sin embargo, en otro amargo boomerang, Rusia ha citado la intervención militar como justificación para su invasión de Ucrania. Como se lamenta en un ensayo del Consorcio Europeo para la Investigación Política de la UE:

El Kremlin justifica sus acciones culpando colectivamente a "Occidente", acusando a las naciones occidentales de aplicar las normas internacionales de manera arbitraria. Los dirigentes de la Federación de Rusia han utilizado con frecuencia el llamado precedente de Kosovo para justificar actividades militares ilegales en países vecinos, incluida Ucrania. Entonces, ¿creó el precedente de Kosovo condiciones que permitieron a Rusia violar los principios fundamentales de soberanía de las Naciones Unidas y socavar la credibilidad del derecho internacional? La respuesta, en definitiva, es sí”.

Los funcionarios rusos también han declarado frecuentemente desde que comenzó la guerra por poderes que “la era de la impunidad ha terminado”. Sin duda, no hay mayor testimonio de la integridad de esas palabras que la acusación de la CPI contra Netanyahu y Gallant. Vivimos en un mundo multipolar y no habrá retorno a la “normalidad”. Como tales, los sistemas de “justicia internacional” ya no pueden funcionar puramente como construcciones propagandísticas para penalizar a “África y matones como Putin”. La capacidad de Israel para actuar unilateralmente también se acabó. Lo cual puede ser una barrera aún más devastadora a su criminalidad contra los palestinos. Como dijo Firas Modad a MintPress:

Por el contrario, Netanyahu puede afirmar que sus principales rivales -Gantz y Lapid- quieren que la guerra termine de acuerdo con los deseos de las potencias externas, dejando a Israel en una situación en la que Hamás lo ha avergonzado y Hezbolá lo ha disuadido. Estratégicamente, esto garantiza que Israel ahora siempre librará guerras en múltiples frentes”.

Foto destacada | Ilustración de MintPress News Kit Klarenberg es periodista de investigación y colaborador de MintPress News que explora el papel de los servicios de inteligencia en la configuración de la política y las percepciones. Su trabajo apareció anteriormente en The Cradle, Declassified UK y Grayzone. Síguelo en Twitter @KitKlarenberg .